Dificultades con la solidaridad de las personas

Antes que nada, debo decirles que pertenezco a la asociación “ASPERTEN”, una asociación que se encarga de velar porque los derechos de las personas con Asperger, TGD (Trastorno Generalizado del Desarrollo) y TEA (Trastornos del Espectro Autista) se cumplan, para otorgarles un lugar de ocio donde puedan compartir y conocerse, para poder brindarles a las madres y a la familias información y ayuda sobre cómo poder comprender mejor a los miembros de su familia que tienen el Síndrome. Esta asociación tiene sede en Tenerife y planeamos crecer cada vez más. 

 
LOGO ASPERTEN

El año pasado la situación llegó a un punto insostenible, especialmente económicamente. Por esto, la decisión que se había tomado era de cerrarla. Sin embargo, uno de los grupos de terapia de los chicos mayores decidimos hacernos cargo de la asociación porque para nosotros suponía una gran tragedia que nadie pudiese ayudar a las personas como nosotros. En especial, porque la mayoría de nosotros había sido diagnosticado tardíamente y no nos habían podido brindar las ayudas pertinentes, problema que ASPERTEN colaboraba, y ha colaborado siempre, a solucionar

Doy toda esta información de apoyo, para que entiendan con más claridad lo que me pasó el sábado anterior al pasado. Ahora estamos intentando sacar adelante la situación económica con ayuda de rifas. 

Aunque vamos al mercadillo de La Laguna todos los sábados, no es suficiente para solventar los gastos que tenemos y los que tendríamos si quisiéramos hacer las actividades que planeamos realizar. En el mercadillo, las rifas se vendieron de una manera espectacular. Sin embargo, esto no fue así porque los clientes las comprarán, sino más bien porque la mayoría de los dueños de los mercados se comprometieron a ayudarnos desde el primer momento. Muchos ni siquiera habían vendido nada en todo el día y, aun así, no le supuso eso un problema para comprarnos rifas de un euro y colaborar con nosotros. 

Por la tarde, fuimos a una de las áreas más concurridas de Santa Cruz de Tenerife, donde se encuentran muchos comercios y que, realmente, estaba llena de gente que había comprado cosas de tiendas de moda y perfumerías. Esperábamos encontrar allí personas que estuvieran dispuestas a colaborar con nosotros. Este no fue el caso.

El compañero que fue conmigo sólo vendió una rifa a una pareja joven, de los que estaban paseando por el paseo marítimo, no de los que estaban comprando. A mí me fue un poco mejor, aunque debido a todas las negativas que recibí, me embajoné muchísimo y eso hizo que fuera uno de los días más duros desde que entre a formar parte de ASPERTEN. 

Al principio logré vender cuatro rifas, luego me encontré con tres chicas vestidas de arriba abajo con las mejores marcas (Dior, Loewe, etc.), lo sé porque sé un poco de moda, no porque haya rastreado sus cuentas, no se preocupen. Las chicas iban bien maquilladas y arregladas. Las detuve un momento en la calle para explicarles de lo que iba la asociación y lo que queríamos hacer vendiendo las rifas, me dijeron que no tenían suelto en este momento porque se la habían dejado todo tomándose algo en uno de los bares que había al lado de nosotros. Les insté a que buscaran información sobre el Síndrome de Asperger y riéndose me dijeron que ella ya estaba al tanto de todo, puesto que eran psicólogas, y se fueron corriendo. Entiendo que las personas estén apuradas en un momento así, pero si tienen recursos, ¿por qué no pueden comprometerse de otra manera con la asociación o decirme que nos buscarán en Facebook? No sé. Toda esta situación me hizo sentir muy triste, puesto que llevo pensando hace mucho tiempo que a los psicólogos realmente no les interesamos más allá de sus consultas y eso me decepciona mucho. 

No puedo decir que esté decepcionada de todos los psicólogos, ni tampoco de todas las personas. Pero si hubiera voluntad de ayudar, se haría. Yo no recuerdo un solo día en el que me hayan ofrecido rifas para una asociación y no haya contribuido con lo que les haya podido dar sin dudarlo y por eso toda esta situación resulta tan extraña.

Para más colmo, me echaron de un par de bares en donde pedía una pequeña contribución, ni siquiera a los clientes, pues sé que eso puedes espantarlos. Más bien, les pedí a los donativos a los dueños y camareros del bar y conseguí tan poca respuesta que me deprimí mucho más.

En el trayecto, me encontré con una ambulancia detenida y uno de los chóferes fumando. Le pregunté si tenía un euro para colaborar con la asociación, su respuesta fue tajante, cortante e hiriente. Me dijo que sí, que tenía un euro, y muchos más, pero que ya no vería de este dinero nada, y me lo digo con una actitud bastante chulesca. ¡Un chico que trabaja en una ambulancia y cuyo cometido es ayudar a salvar vidas! No me lo podía creer. 

 Ya en ese momento yo estaba a punto de llorar por todo lo que me había pasado. Intenté por última vez pedirles a unos chicos que salían de una tartería sencillamente un euro, pero me dijeron que se lo habían gastado todo en la tarta que habían comprado y se fueron preparando para irse en la moto. Yo, destrozada, me fui detrás de la tartería y me puse a llorar. Los chicos de la moto pasaron al lado mío con la moto y se rieron. No creo que se hayan dado cuenta de que estaba en ese estado, pero, como es de suponer, nadie me ayudó.

Sé que no todo el mundo es así. Sé que posiblemente las cosas vayan a mejorar y la gente se dé cuenta de que necesitamos de unos y otros, pero estoy cansada de que me confundan con una indigente y me traten como si tuviera la peste, solo porque hago todo lo que está en mi mano para ayudar a los otros chicos de la asociación. Uno de los vendedores del mercadillo incluso me ofreció carne para llevarme a mi casa. Las personas no entienden que necesitamos dinero para las terapias de los niños, para sacarlos, para las actividades, etc.. No somos pobres, pero sí marginados. No necesitamos carne ni comida, pero sí mucha comprensión y ayuda por parte de la sociedad. 

Hoy estaba un poco harta y quería ventilar todos estos sentimientos, disculpen de verdad si los sobrecargué.

1415036-uxm528_storm2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s